PEDRALI - The Italian Essence

“Fili d’erba”, el nuevo almacén robotizado Pedrali

22/09/2016

Se ha estrenado “Fili d’erba” (briznas de hierba), el nuevo almacén robotizado de Pedrali diseñado por CZA – Cino Zucchi Architetti, dentro del área productiva de la empresa italiana de muebles de Mornico al Serio (Bérgamo). La estructura vanguardista –completamente robotizada y activa durante todo el día– permite el almacenamiento de 16.880 paletas con productos finales y semielaborados. Un edificio con una altura de 29 metros y una superficie total de 7 mil metros cuadrados conectado con los antiguos espacios industriales a través de una pasarela suspendida (conocida como skytrain) y ocho lanzaderas articuladas. El proyecto del revestimiento exterior quiere ser una respuesta estrechamente relacionada con el paisaje agrícolo alrededor.

“Con esta importante inversión no solo disponemos de más espacio para los productos en stock, sino también alcanzamos una eficiencia superior en concepto de tiempos de realización de los productos bajo pedido”, comenta Giuseppe Pedrali, el director ejecutivo de la empresa. “Por tanto, seremos capaces de ofrecer un servicio mejorado a nuestros clientes y de respetar los plazos cada vez más rápidos de los proyectos contract. Además, el nuevo almacén nos permitirá obtener más espacios dentro del conjunto de producción, donde podrán instalarse nuevas maquinarias y por consiguiente crear más empleo”.

El volumen del almacen es el resultado del estudio de los flujos actuales y futuros de producción, de manejo y de almacenamiento. Las paletas llegan al almacén robotizado mediante una pasarela y ocho lanzaderas articuladas, y se desplazan en línea horizontal y vertical entre los macroestantes gracias a cinco transelevadores. Una máquina perfecta al interior y un proyecto innovador de arquitectura industrial al exterior.

El proyecto de revestimiento del almacén robotizado ideado por CZA – Cino Zucchi Architetti, está estrechamente relacionado con el contexto ambiental, reflejando las diferentes condiciones del paisaje agrícolo alrededor.

Las cuatro paredes del almacén se revisten de paneles aislados lisos en color aluminio natural. Por encima, unos elementos simples realizados con chapas de aluminio extruidos generan un diseño formado por una combinación de líneas verticales y oblicuas –como unas briznas de hierba que ritman y miden la superficie ciega e inarticulada de las fachadas.
“El volumen sordo y uniforme del nuevo almacén se transforma de esta manera en un fenómeno visual lleno de variaciones, una especie de “amplificador” natural de las horas del día y de las estaciones, que en algunos momentos disuelve el volumen del cielo brumoso, reflejando los colores gris y azules, y que en otros momentos se tiñe del verde brillante de los campos agrícolos en primavera”, cuenta Cino Zucchi, “El diseño arquitectónico del almacén y de sus espacios supera de esta manera el concepto de “mitigación ambiental” utilizado para muchas estructuras industriales, y se convierte en una señal importante del enraizamiento de Pedrali y de sus trabajadores en un territorio específico como la llanura del norte de Italia y al mismo tiempo de sus capacidades para dialogar con los mercados y las realidades cada día más globales”.